miércoles, 14 de enero de 2009

¿Por qué prefieres el hardcore?


“Rabbit piensa en sumarle $5.50 a su cuenta para ver algo llamado Horny Housewives... El problema con estas películas softcore en circuitos de hoteles es que, en caso de que un niño de cuatro años con papás por abogados apriete los botones correctos, muestran chichis y nalgas e incluso algo de vello púbico, pero nada de coños y nada de pitos, ni duros ni flácidos ni nada. Es muy frustrante. Resulta que los pitos son lo que nos interesa, tienes que verlos. Tal vez todos somos maricas, y toda la vida se ha estado enamorado de Ronnie Harrison”.


John Updike, Rabbit and rest.