domingo, 1 de febrero de 2009

Por si te gusta todo del porno… excepto el sexo


James Gunn es un guionista y escritor que ha firmado trabajos de la más diversa índole, desde el guión de Dawn of Dead hasta la historia de Scooby Doo. También es el autor de una novela recomendable: El coleccionista de juguetes (publicada en castellano por Mondadori), la historia de un tipo llamado precisamente James Gunn, que trafica con drogas de hospital para poder costear su adicción a los juguetes de culto (Gunn rastrea en este libro el tipo de nostalgia autodestructiva que nos lleva a reconstruir con más locura que tenacidad un pasado hecho pedazos).


Pues bien, James Gunn ha concebido una serie de clips para dinamitar nuestra idea de lo que debe ser una película pornográfica: el PG Porn. La idea suena tan aventurada como si dijéramos: “Ey, suprimamos los besos de las películas románticas”. Gunn ha liberado al porno de nada menos que del sexo.


¿Quién hubiera pensado que eso sería posible? Los dos primeros clips, disponibles en esta dirección, han sido protagonizados por dos pesos pesados del triple X: Aria Giovanni y Sasha Grey. En estos videos Gunn juega con el tipo de historia que antecede al coito en una película porno. Acierta en más de un sentido: el porno a través de los años ha creado una especie de mundo con una lógica propia (las amas de casa siempre están dispuestas a fornicar con el plomero, las doctoras desean secretamente a sus pacientes) y un tipo de humor absurdo que ha sido constantemente limitado por la preeminencia de las escenas sexuales sobre cualquier otro tipo de escena.


Gunn expulsó a los penes, los coños y los pechos de su paraíso porno y recreó un mundo donde todo acercamiento es precoital (hay tensión y provocación, pero ninguna de estas dos cosas es suficiente para tener sexo, como bien sabe la mayoría de las personas comunes y corrientes). Gunn hizo ese tipo de película de hospital que nunca sale de la sala de espera. Subvirtió un género esencialmente paródico (simulacro del sexo y de las relaciones) de la única manera posible: librándolo del centro. Como con las grandes ciudades, lo mejor del porno está en la periferia.




2 comentarios:

Anónima dijo...

EXCELENTE post! uno de los mejores que has subido. Felicidades. Gran descubrimiento este tipo de porno. Lo hiciste de nuevo!!!

Eduardo Huchin dijo...

Gracias Anónima: me identifico mucho con el PG Porn: es la historia de mi vida (y la de muchos conocidos míos).