jueves, 7 de mayo de 2009

Profesionalismo ante todo, por favor.

¿Qué sería de nosotros si la pena tuviese cabida dentro de la pornografía?






Un ejemplo bastante ilustrativo para demostrar la diferencia abismal entre un simple pasatiempo y tomarse el trabajo seriamente: