domingo, 21 de junio de 2009

¿Quién dijo que lo divertido no puede ser excitante?


En un artículo para Vanity Fair Christopher Hitchens cuestiona que exista un humor femenino. Aunque reconoce que existen buenas comediantes, postula que lo que ellas practican es un humor masculino, pues –por evolución y biología- las mujeres no necesitan ser graciosas para conquistar a un hombre.

Yo no sé de darwinismo, pero me encantan las mujeres graciosas, aunque el estereotipo parezca recomendar a las mujeres que no lo sean. Por ejemplo, en el Manual de caza y pesca para chicas –esa maravillosa recopilación de relatos de Melissa Bank, publicada en español por Anagrama-, la muy peculiar Jane Rosenal intenta conquistar a un hombre y para ello se basa en una guía escrita por Faith Kurtz y Bonnie Merrill, cuyas voces la acompañarán durante todo la aventura:


“Pienso, ¿no seas graciosa?

-Correcto- oigo que dice la tersa y estoica Faith-. Lo gracioso es lo opuesto a lo sensual.

-Pero a mí me atraen los hombres graciosos –digo.

La alegre Bonnie dice:

-¡No estamos hablando de quién te atrae a ti, tonta! ¡Sal con payasos y comediantes si así lo quieres! ¡Ríe hasta morir! ¡Pero no hagas bromas tú misma!

-A los hombres les gusta la femineidad –dice Faith cruzando las piernas-. El humor no es femenino.

-¡Piensa en Roseanne!- dice Bonnie.

-O en esas chicas gordas que se golpean las rodillas en Hee Haw – agrega secamente Faith.

-¿Y Marilyn Monroe?- digo-. Ella era una gran actriz cómica.

-Probablemente no sea ésa la razón por la que bautizaron con su nombre una nueva línea de ropa interior –dice Faith.

Yo digo:

-Pero a Robert le gusto porque soy graciosa.

-Tú no sabes por qué le gustas – dice Faith”.


Y es que por tradición el papel de los payasos de la historia ha recaído con excesiva reiteración en un hombre o en la gorda del programa. (En la ficción mexicana, desde Un macho en la cárcel de mujeres hasta La Escuelita VIP, las mujeres “atractivas” han hecho chistes ya sea en lencería, desnudas o con faldas muy cortas. No porque sean graciosas sino para perdonarles que no lo sean).

Sin embargo una camada de comediantes ha puesto en tela de juicio las afirmaciones de Hitchens y así lo ha documentado la misma Vanity Fair en un número dedicado a las “nuevas reinas de la comedia” Por principio de cuentas, se trata de mujeres que escriben, actúan y con frecuencia dirigen y son las responsables de sus actuaciones. No solo eso, sino que resultan atractivas para miles de hombres.



5. Kristen Wiig. 36 años. Se integró en 2005 al elenco de SNL. Son famosos sus personajes de Penelope y The Target Lady, una loca que cobra en una supertienda.


4. Molly Shannon. 44 años. Trabajó en Saturday Night Live de 1995 a 2001 y también protagoniza la serie Kath & Kim, junto a Selma Blair. De SNL, es conocido su personaje de Mary Katherine Gallagher, una estudiante de escuela católica que ansía ser estrella de rock y a la cual llevó a la pantalla en la película Superstar.


3. Julia Louis Deyfruss. 48 años. La indispensable Elaine Benes de Seinfeld –capítulos memorables: la esponja anticonceptiva o la competencia por no masturbarse-. Nada que añadir salvo que se puso mejor con la edad.


2. Sarah Silverman. 39 años. La más ácida e incorrecta de las comediantes estadounidenses, con un humor que bucea entre lo surrealista, lo racista, lo cutre y lo intelectual. Es alguien capaz de decir en sus monólogos: Todos saben que el mejor momento para quedarse embarazada es cuando eres una adolescente negra.



1. Tina Fey. 39 años. Se robó los reflectores durante su etapa de SNL y se ha llevado las portadas de medio mundo desde que está al frente de 30 Rock, la serie basada en sus experiencias como guionista.

¿Qué es lo que más atrae de ellas?, ¿que sean talentosas, guapas, divertidas o milfs?


Un monólogo de Tina Fey, antes de las elecciones primarias en Texas y Ohio entre Hillary y Obama, podía servir de colofón para esta entrada:


"Lo que más me molesta es cuando la gente anda diciendo que Hillary es una perra. Déjenme decirles algo: lo es. Yo también. Y ella (señalando a Amy Poelher) también. Porque las perras hacen cosas... Así que no es tarde, Texas y Ohio, súbanse a bordo, ¡Las perras son el nuevo negro!".